Evo Morales entre nosotros por Niko Schvarz

Por Niko Schvarz (*)

En mi larga vida jamás vi un lleno tan desbordante en el Paraninfo de la Universidad como el que recibió el jueves 26 de febrero al presidente boliviano Evo Morales. Todas las instalaciones de la sala y las graderías estaban colmadas media hora antes del inicio y el público se agolpaba frente al recinto, hasta la calle.

Pudimos seguir el desarrollo del acto gracias a una pantalla colocada en la antesala. La ovación que recibió a Evo y subrayó los pasajes más destacados de su discurso fue memorable.

Mucha gente recordó como un antecedente de ese lleno total del Paraninfo el día de agosto de 1961 en que el Ché Guevara pronunció su discurso al término de la reunión del Consejo Interamericano Económico y Social (CIES) de la OEA, en un estrado integrado por Salvador Allende, presidente del Senado chileno, el profesor Gil Salguero, el dirigente estudiantil de la FEUU Luis Echave y Victorio Casartelli, en que una bala destinada al líder argentino-cubano, en una provocación urdida por los grupos fascistas del MEDL, segó la vida del profesor Arbelio Ramírez. También estuvo presente la memoria de los mártires estudiantiles velados en ese Paraninfo, comenzando por Líber Arce, despedido por una de las más imponentes manifestaciones populares registradas en nuestra capital.

Por mi parte, recordé que en ese Paraninfo universitario colmado Pablo Neruda pronunció su notable conferencia sobre Francisco de Quevedo y Villegas, y recitó con voz trémula el más maravilloso soneto de todos los tiempos, ”Amor más poderoso que la muerte”, que comienza con ”Cerrar podrán mis ojos la postrera sombra” y culmina con: ”Polvo serán, mas polvo enamorado”.

Antecedido por palabras del rector de la Universidad, Roberto Markarian, y por un significativo mensaje enviado por Eduardo Galeano, Evo Morales disertó sobre ”El proceso educativo, económico, político y social de Bolivia”, que culminó con el reclamo una salida al mar para Bolivia, coreado por el público y que motivó una declaración conjunta con el presidente José Mujica. En la disertación quedó matrizado el espíritu de la nueva América Latina y caribeña. Evo destacó la activa participación de todo el pueblo boliviano, y particularmente de los sectores indígenas, en las transformaciones que tienen lugar en su país tras haberlo llevado a la presidencia por mayorías contundentes. Señaló que se estaban cumpliendo los objetivos trazados al asumir el gobierno, comenzando por la nacionalización de los hidrocarburos, la refundación del país en lo político y la redistribución de la riqueza en el plano social. Recordó que la movilización y la conciencia del pueblo hicieron fracasar todos los intentos de los sectores más regresivos para sacarlo del gobierno alcanzado legítimamente, y que la nueva Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia, elaborada por una Asamblea Nacional Constituyente y sometida al voto popular, resultó aprobada por el 70% de la ciudadanía.

De esta manera quedaron frustrados los deseos de los sectores opositores, los cuales vaticinaban que ”a este indiecito le quedan cuatro o cinco meses”. Por el contrario, en 2007-2008 el proceso se consolidó. Correlativamente, la embajada norteamericana movió los hilos de la conspiración, conjuntamente con las empresas petroleras extranjeras. Esto llevó a que el gobierno boliviano declarara persona no grata al embajador de los Estados Unidos y a que se cerrara una base militar norteamericana en Bolivia. Este aspecto fue muy aplaudido, particularmente cuando destacó que de esta manera se defendió la soberanía nacional y el pueblo boliviano mantuvo en alto su dignidad. En síntesis, declaró que ”soy presidente por la conciencia del pueblo boliviano”, que se expresó con altos niveles de aprobación en siete elecciones y referéndums.

Evo Morales expresó que al nacionalizar los recursos naturales y los servicios, el país fue creciendo económicamente y pudieron aplicarse medidas de redistribución de la riqueza. Cuando el sector estaba privatizado, las empresas extranjeras se llevaban el 82% y el Estado boliviano recibía apenas el 18% de lo generado. Ahora la relación se invirtió. El Estado asignó los bonos escolares Juancito Pintos  para hacer frente al problema del analfabetismo. El PBI per cápita se triplicó con creces, pasando de 900 dólares a 3.000 dólares. El país tiene ahora sus propios satélites de comunicación. Se registró un aumento vertical de la inversión pública. Son otros tantos ejemplos de avance económico y social.
Salida al mar para Bolivia
Sobre estas bases, planteó la demanda fundamental de su disertación: ”Una salida al mar para Bolivia”. Dijo que había recibido el aliento del presidente José Mujica para esta sentida reivindicación. La ubicó como parte del proceso de integración latinoamericana y caribeña, clave para la liberación de nuestros países, mencionando en ese sentido ”Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano, que considera ”una Biblia para los movimientos sociales de nuestro continente”. En este plano situó los problemas ecológicos y la defensa de la Madre Tierra, la consigna  de los movimientos indígenas de ”Vivir Bien”, en armonía con la naturaleza. Concluyó que las fuerzas de izquierda están demostrando que son capaces de gobernar mejor que los neoliberales, resaltó el valor señero de su unidad y expresó su plena solidaridad con el gobierno del presidente Nicolás Maduro al defender la herencia de la revolución bolivariana.

El mismo día jueves 26 de febrero, Evo Morales firmó con el presidente José Mujica cinco acuerdos de cooperación referidos a vías de transporte, medidas contra la discriminación racial, defensa de los DDHH, tratamiento de agua potable e investigación aplicada a la minería.

Uno de los convenios fundamentales, directamente vinculado a la salida al mar para Bolivia,  refiere a brindar  facilidades y concesiones para que dicho país pueda utilizar el puerto de aguas profundas que Uruguay proyecta construir en la localidad  de El Palenque, en el departamento de Rocha. Asimismo, el canciller (interino) uruguayo Luis Porto y su homólogo boliviano David Choquehuanca acordaron un tratado  de cooperación técnica y científica en materia de minería. Este se refiere a la explotación de minerales metálicos y no metálicos a cielo abierto,  seguridad minera en explotaciones subterráneas,  extracción de piedras preciosas y semipreciosas, entre otros aspectos.

Asimismo, el presidente de OSE, Milton Machado, y el canciller boliviano firmaron  un convenio por el cual Uruguay coadyuvará a las soluciones a problemas de abastecimiento de agua potable en poblaciones afectadas por desastres climáticos. Además, OSE ofrece la dotación de Unidades de Potabilización Autónoma para la atención a los damnificados por desastres naturales, a un precio solidario.

Ambos presidentes destacaron el significado de la lucha por la integración latinoamericana, acorde con la defensa de los intereses de las poblaciones de nuestros países. Examinaron la situación imperante en Venezuela y reiteraron la solidaridad con el gobierno de Nicolás Maduro. Mujica expresó que siente ”un enorme afecto y reconocimiento” por el presidente Morales, que dirige los pueblos que componen la nación boliviana, y enfatizó que si la legitimidad de un presidente se midiera por el porcentaje de votos obtenidos, Evo Morales estará ubicado en primer lugar nuestra América. En reciprocidad, el mandatario boliviano catalogó a Mujica como ”hermano, amigo y padre” a nivel político, personal y como luchador social.

La conclusión del encuentro volvió al tema del puerto de aguas profundas. Morales afirmó que ”estamos contentos y valoramos la solidaridad de Uruguay para que podamos contar con una salida al Océano Atlántico a través del puerto de aguas profundas que se instalará en Rocha”. A su turno, dijo que Bolivia pone a las órdenes sus rutas y vías para que Uruguay tenga una salida hacia el Océano Pacífico, y señaló: ”Estamos convencidos que las hidrovías, carreteras, aeropuertos y acceso a los puertos son una integración de nuestros pueblos y complementariedad del comercio”.

Como frutilla de la torta, ambos presidentes fueron recibidos conjuntamente en la central obrera PIT-CNT, cuyos dirigentes resaltaron su aporte común a las sociedades latinoamericanas, lo mismo que acontece con mandatarios como el dirigente sindical Lula en Brasil, con Rafael Correa en Ecuador, entre otros. En dicho acto se renovó la solidaridad con el pueblo venezolano y el gobierno de Maduro. Mujica exaltó el significado de la solidaridad entre los pueblos, y destacó el ejemplo que brindaron en ese sentido los cubanos, con el aporte de sus médicos y especialistas, en nuestro país  particularmente en el campo de la oftalmología. En el mismo acto se dio la bienvenida  a 20 jóvenes cubanos que llegaron a Uruguay para capacitarse en lechería, en el departamento de Colonia, lo que demuestra cómo se van entrelazando los aspectos de la solidaridad en la vida de nuestros pueblos, en esta nueva época de la América Latina y caribeña.

(*) Periodista.

Comments are closed.